lunes, 9 de diciembre de 2013

Día Nº 99: (5/21 días de Respiro) - Chau Pucho Día 5.

Post escrito 08/12/13


 
  He decidido experimentar qué siento al fumar un cigarrillo después de haber estado 5 días sin fumar; quiero ver qué sensaciones deseo/creo necesitar y que me provee el fumar un cigarrillo. Esto sucedió:

No siento apuro ni ansias por prenderlo rápido. Estoy precupado por haber llevado tantos días sin prender cigarrillos sin mayores inconvenientes, y temor que con este hecho "todo se empeore de aqí en más". Siento un poco de culpa por hacer esto. Estoy preocupado por lo que los demás  pensarán si leen que a drede prendí un pucho, tengo temor de que me juzguen de una forma u otra,

Todavía no lo prendí y ya me estoy sintiendo culpable y estoy arrepintiéndome. Estoy dando muchas vuletas para prenderlo, es decir: estoy mirándo mucho al cigarrillo sin propósito alguno. Sólo lo miro, ahora lo prendo.

Lo encendí. La primer aspiración, para prender el cigarrillo, no la trago pero si siento el sabor del humo (papel quemado) con mi lengua. No es lo más rico/placentero del mundo. 


Pasaron uno o dos minutos y no estoy ansioso por/deseoso de por la pitada siguiente. El olor lo siento mucho más fuerte de lo que recuerdo. La primer bocanada de humo no pasa desapercibida. Es decir: el humo entrando a mis pulmones no es la sensación más placentera que hay; no se parece a nada como lo sentía hasta el ultimo cigarrillo que había fumado antes de dejar. El gusto que le siento al cigarrillo es el que experimenté cuando encendí un cigarrillo por primera vez y a escondidas; el gusto y sabor en boca es vomitivo.

El paso del humo no es nada "suave", es como si raspara. De ninguna forma se corresponde con el aire puro - lo interesante es que el ultimo cigarrillo que fumé no se sintió así, era como respirar "aire puro".

Dos pitadas nada más le dí; no tengo deseos de terminarlo, consumirlo ya. Entre que escribo mis apreciaciones/experiencia el mismo se consume solo y no me preocupa, no me inquieta. Han sido pitadas cortas.

Tercer pitada: la sensación de estar "raspando" cesó. El gusto se camufló un poco y no es tan intenso.

El resabio del gusto de las primeras pitadas despierta recuerdos de cuando comenzaba a fumar previo a empezar a comprar los mios.

Cuarta, y última. Todo el tiempo dejé el cigarrillo sobre el cenicero, no entre mis dedos como solía hacer la mayoría de las veces que fumaba en mi casa (donde si hay cenicero para apoyar).

Siento un poco abonbada mi cabeza. Es una sensación leve que no estaba antes de aspirar el humo del cigarrillo. Es la misma sensación a cuando fumé por primera vez de forma clandestina. La única diferencia sustancial es que en este momento no tengo arcadas como aquella primera vez. Otro recuerdo: la primera vez que fumé sentía muy presente/sbresalía el gusto y el olor a cigarrillo en mi boca y manos.

Tengo que salvar el hecho de que estoy congestionado y esto limita la capacidad sensitiva de mi olfato.

Pasados los 5/10 min. siento una ligera alteración en mi frecuencia cardíaca.


---------------------------------

Eso es todo por el momento. Continuaré en el próximo post.

Gracias!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total

ShareThis