sábado, 9 de noviembre de 2013

Día Nº 80: Acalorardo - Parte 13.

Continuación parte 12.

Me comprometo conmigo mismo a: cuando y en tanto me de cuenta de estar pensando/estar preocupado en mi mente con relación a la interpretación de ciertos gestos/ruidos/comportamientos de los demás, a partir de estar preocupado por la posible reacción de otro a palabras/información concreta que este esuchando/me interese - Me Paro y Respiro. Me doy cuenta que la interpretación del comportamiento de otro, en el contexto de esta experiencia, deriba de aceptar y permitirme temer y creer ser responsable de lo que sucede dentro de los demás, y de además aceptar mi participación dentro de mi mente como los pensamientos que proyecto y adjudico a otros en separación de mi mismo como responsable de mi ser. Por tanto, me comprometo a desactivar la cadena de abuso con relación a proyectar/interpretar a los demás por temor a las posibles reacciones que son responsabilidad de otro a partir del respiro, la investigación de mi ser, y el perdonarme a mi mismo, y el corregirme para crear y aplciar soluciones prácticas que sean las mejores para toda la vida.

Comprometo conmigo mismo a: cuando y en tanto me vea buscando la aprobación de otro ser sobre lo que estoy escuchando/me interesa, o preocupado por su desaprobación (sea según mi interpretación o expresada por el otro) - Me Paro y Respiro. Me doy cuenta que estoy sometiendo mi ser al juicio de valor/opinion de otro en base a su sistema de consciencia de la mente, donde entro en un juego de polaridades -dependiente/independiente- de otro, en vez de darme cuenta que yo estoy aquí, yo soy responsable por mi mismo, que todo juicio que creo es de un tercero, primero es mío porque yo me permito definirme/juzgarme como incapaz de dirigirme a mi mismo, de decidir por mi mismo quién soy a cada momento de cada respiro. Me comprometo conmigo mismo, entonces, a investigar toda relación de dependencia, sobre patrones/relaciones con otros seres - y darme el poder/la facultad de ser responsable por mi mismo y de vivir como un todo, dejando de separarme más y más de quién soy como rector de mi propio ser; y a erradicar todo tipo de juicio de valor/opinion que tenga sobre mi mismo, y, por tanto, para con los demás. Me permito darme cuenta a cada momento que soy uno e igual a mi propia mente, y por tanto, arquitecto de mi propio ser en pos de lo que es mejor para toda la vida.

Hasta aquí con ésta experiencia. Nos vemos aquí mismo en el próximo post.

Gracias!  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total

ShareThis