sábado, 5 de octubre de 2013

Día 49: (D.16) Desafío "21 días de Respiración" - Parte 2

Continuación: Día 48: Aquí

Continuando con el post anterior...

 ...resulta que me dirijo hacia la cocina para hacer aglo rápido en el horno. Cuando entro, y mientras prendo el horno, veo que mi hna. estaba limpiando los platos y ollas que quedaron sucios de la noche anterior por lo cual le pregunto si era un día en que le tocara concurrir a la señora que viene a limpiar, porque estaba haciendo algo que generalmente hace esta señora. La respuesta es afirmativa. Pero le re-pregunto que, si viene la señora, por qué esta lavando los platos -y me contesta de una forma que percibi como reaccionaria e interprete (apartir de ésta) como que mi pregunta era una obviedad y por eso una estupidez - con lo cual "me hizo sentir" a mi como un estupido. Le conteste con argumentos sobre lo que me estaba explicando, que dicho sea de paso -era totalmente lógico-, pero de la misma forma en que ella expresó la respuesta a mi primera pregunta: reaccionando a la defensiva. Me dirigí al quincho para acomodar algo que me dijo estaba desacomodado y fuera de lugar, y entonces acomodé y llevé un par de cosas, entre las que estaba una tabla para cortar. Cuando quiero colocar un par de servilletas mojadas con aceite, pero ya casi totalmetne seco, me dice con énfasis que ¡No! Cuando le explico lo que voy a hacer y por qué lo que dice no es así, responde impaciente y nerviosismo a mi argumento y con vehemencia - de forma desproporcionada porque era dar cinco pasos con esas servilletas sobre la tabla y tirarlos a la basura (arriba de la tabla para no llenarme los dedos de grasa) - pero no hubo caso, ni diciéndoselo bien pude obtener, en este caso, una respuesta que no fuera reaccionaria - y ahí me sentí atacado y que tenía que defenderme porque no la estaba atacando y lo hacía para restarle un paso, pero aún así no me permití mantenerme en y como el respiro (estable) incondicionalmente y me sentí la victima porque estaba dádole una mano (me creí ser bueno por hacerlo) y se dirigía a mi de esa forma = entonces exploté, y me hice un poco la víctima al echarle en cara que "si ayudo, porque ayudo; si no hago, porque no hago"; "cuando muestro voluntad de colaborar me criticás todo" etc...
 Entonces, surgió una discución que en escencia tiene que ver con sobre quién tiene la razón y viró hacia quién levanta más la voz, y seguimos, por un instante, reprochándonos cosas como: vos no haces esto; vos siempre haciendo esto, nunca haces tanto de aquello; etc...Después de terminar la corta pero exacerbada discución me senté en la silla de la computadora y: "Puta madre". Otra vez se me pasó, no respiré - me di cuenta de todo lo que habíamos creado en ese momento y cuán innecesario fue - me desaceleré mientras me dirigía hacia la silla y mientras estaba sentado: podía sentir mi corazón agitado, mis músculos tensos y casi falta de aire al respirar. A lo que le siguió una sensación de culpa por haber generado aquella discusión. 

Perdón a uno mismo:

Me perdono haber aceptado y haberme permitido reaccionar poniéndome a la defensiva a partir de percibir que la respuesta  de otro a una pregunta mía tiene una carga energética.

Me perdono haber aceptado y haberme permitido creer que por permanecer estable y por preguntar estando estable la otra persona no reaccionará/tiene porqué reaccioanr a una pregunta o comentario que hago. Me perdono haber aceptado y haberme permitido sentirme atacado al obtener una respuesta cargada de un tinte energético en la que quien responde lo hace de manera defensiva y vehemente.
Me perdono por aceptar y permitirme creer que la otra persona tiene que leer mi mente/mi ser/mi punto de partida en un momento determinado, sin ver y darme cuenta de que estoy siendo egocéntrico al creer que de lo que soy consciente sobre mi mismo, entonces, todo el mundo tiene que serlo - sólo porque (en mi mente) las evidencias de mi ser/punto de partida están "clarísimas".

Me perdono haber aceptado y haberme permitido creer que tengo razón en defenderme contraatacando con palabras llenas de energía negaitiva por haber dado la oportunidad de mostrarle que mi pregunta no tenía ninguna intensión de atacarla.

Me perdono por haber aceptado y haberme permitido creer que tengo que ofenderme o sentirme herido por haber recibido una respuesta vehemente o a la defensiva con lo que puedo usar de justificativo para contraatacar/responder en la misma forma, sin ver darme cuenta y entender que estoy partiicpando de mi propio ego y de un juego de polaridades donde ambos nos vemos como la víctima de alguien más, sin darnos cuenta que solo nos atacamos a través de ataques verbales y elevando el tono de voz por presuponer que el punto de partida del otro es el ataque, cuando el de ambos es la defensa - lo que no he visto al no pararme en y como el respiro para notar que en la participación de este sistema ambos somos uno e iguales a él y ambos adoptamos las mismas posturas que cambian en nuestra propia mente al vernos como víctimas de la reacción del otro.

Me perdono haber aceptado y haberme permitido NO Respirar en y como mi cuerpo físico para desacelerarme, lo que resultó en no ver cómo estuve aceptado y permitiéndome participar de mis propios patrones mentales automáticos, sistemásticos y abusivos, mas si aceptando tomar el camino fácil y alimentar mi propio interes de descargar mi propias reacciones en otro a través de mis palabras y gestos corporales.

Me perdono haber aceptado y haberme permitido creer que yo soy vícitma de las reaccioens de otros y de las mías propias, en donde nublo mi visión aquí mismo de ser capaz de detenerme en y como el Respiro y de desactivar toda participación en juegos de polaridades energéticas.



Continuaré en el próximo post. Nos vemos aquí mismo.

Gracias!

   

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total

ShareThis