lunes, 12 de agosto de 2013

Gracias Totales, Bernard!



Hace tiempo no publico, y la siguiente publicación no tiene correlatividad con el punto de mi último post directamente. A continuación comparto mi experiencia de hoy...

Hoy me enteré del fallecimiento de Bernard Poolman. Entré a FB y lo primero que leí fue su blog con el título "My Dad, The Devil" anunciando su deceso. La primera reacción fue de Shock, Sorpresa, quedé anodadado, aturdido - no lo podía creer. Fue un valdazo de agua helada; tanto que llegué a pensar que era alguna especie de broma - deseé que fuese alguna clase de broma o algun tipo de experimento...cualquier cosa excepto que fuera un hecho. Tuve miedo de que fuera real la noticia. Lo que hice entonces fue bajar el scroll hasta un punto en el historial en el que no hubiesen posts, de modo de ver cómo se fueron sucediendo las actualizaciones - traté de no ver ni leer nada de inmediato , como si tratara de estirar el tiempo de manera que mis desseos de que fuera una broma se conviertan en  realidad (lol) al evitar adentrarme más en lo publicado. Fui despacio (como dilatando lo inevitable) avanzando en las publicaciones hasta llegar al primer post que hablara sobre el tema: Y sí, era un hecho cierto. Bernar Poolman habia fallecido.

Cuando comencé a leer las breves palabras de su hija (palabras que en ningún momento apelan a la emoción ni expresa sentimiento alguno sobre su punto de vista de tal momento), empezó a brotar una tristeza en todo mi ser que pude identificar comenzó con una intensa sensación en el pecho que luego se fue extendiendo, y una sensación de estar aturdido, que se manifestó en mi cabeza como si hubiesen dado un campanazo dentro. Incluso al ver su fotografía en blanco y negro - la de siempre - sentí como si estuviese viendo la de mi propio padre o de alguien tan cercano que viviera el día a día conmigo. Me resultó dificil estabilizarme a través del respiro y traté de reprimir tanto las lágrimas como la fuerte sensación de tristeza que me desbordó -no pude. Cada nuevo párrafo que leía lo comenzaba con ganas de largar el llanto - sólo un par de lágrimas no pude contener que alcazaron a desbordar mis ojos vidriosos. Me sentí huérfano.

Luego de leer todo sentí muy fuerte la necesidad de llorar y descargar tanta tristeza reprimida. Fuí a mi habitación. Abrí la ventana, y mientras sollozaba prendí un cigarrillo - no pude más y las lágrimas comenzaron a fluir y de pronto estaba llorando desconsoladamente; lloré como no lo hacía años. Parecía un nene. Igual...traté de que no se sintiera muy fuerte porque estaba mi hermano en la otra habitación para que no me escuchara llorar. Y lloré como hacía tiempo no lloraba de tristeza; una profunda tristeza. Lo curioso fue que me di cuenta que hace 6 meses falleció mi querida abuela, la única que conocí, aunque por motivos de vejez y por tanto algo inevitable...ahora que recuerdo, la última vez que lloré como lo hice hoy fue cuando viaje de urgencia hasta mi ciudad natal en septiembre de 2010 para verla porque no le daban muchos días de vida y en aquel momento la Imagen que vi de ella al llegar fue la de otra "Persona distinta" de la que había visto por última vez hacia 8 meses en el verano de ese mismo año. En aquel momento no conocía la existencia de Desteni. Con el tiempo llegué a Desteni y vi, entendí y comprendí aquello que siempre supe de alguna forma dentro de mí: que hay algo más en esta vida/existencia de lo que creemos es "la vida". Lo que fui descubriendo con el paso del tiempo a través de Desteni me dió la capacidad de hasta permanecer estable y en la realidad física en una situación en la que nunca pensé que me encontraría, en una en la que la continuidad de la vida de mi abuela estuvo, por unos instantes, en mis manos - entonces fui capaz de estar calmo, usar el sentido común y el poder de dirigirme a mi mismo para poder responder a la situación más allá de las limitaciones que alguna vez creí ser. En fin...

 Al momento de conocer su fallecimiento la noche del 30 de enero de este año, también sentí, en el momento mismo de oir las palabras de mi hermana dándome la noticia, que se aceleraba mi ritmo cardíaco, la reacción energética en el pecho que antecede al llanto, pero no lloré. Estaba conmovido pero no me permití dejarme llevar por mi emoción "tenía que estar fuerte" porque mi hna me lo comunicó al borde de las lágrimas y no quería que le diera la noticia a mi madre alguien que no estuviera estable pensando que "agrandaría", en tanto dramatismo, una situación para la cual me había preparado mentalmente al ver que era algo inevitable - común en la vida de un ser vivo. El único mometo en que sentí ganas de llorar fue en la morgue, que  ví cómo en mi mente acepte y me permití recordar una Imagen de ella cuando vení a mi casa y entonces se me escapó una lágrima - luego durante todo el proceso hasta el entierro no se me movió un pelo. Entendía que es parte de la vida.
 Aún así, hoy, entendiendo esto - la noticia de la muerte de Bernard (a quien no tuve el gusto de conocer ni hablar, ni chatear, más si leer/escuchar) me impacto de manera inesperada e incluso abrió un punto interesante con respecto a que hay algo que vi en él que creí (creé) que no tengo, y entonces es algo que "pierdo" o "perdemos" con su fallecimiento.

Entonces, también me preguntaba:
¿Está "mal" que llore? ¿Debo llorar? ¿Está "mal" que no llore? ¿Por qué estoy tan acongojado? Ni siquiera compartí un momento con él en vida. Quería, deseaba (me emociono al escribir) conocerlo. Quería, deseaba visitar la estancia de Desteni para conocer en persona al hombre que a través de la palabra viva me mostró el Camino.

¿La (mi) vida/el proceso no es la/el misma/o sin él?, me pregunto. Pensé que "No, la vida no es la misma" (!?)

Mi punto de partida para aplicarme y tomarme en serio a mi mismo en tanto mi propio proceso ¿es su falleci-miento? No contaba con que le fuera a tocar a él. No en este momento, no tan rápido. No "ahora". "No se puede morir, no justo ahora."..como si lo hubiere idealizado como alguna especie de super-héroe invatible o todo poderoso".

Para cualquiera que no tenga conocimiento/no comprenda qué es Desteni o quién es/fue Bernard Poolman puede que no entienda mi sentir con respecto a este ser. Bernard no es/fue alguien que me interesara porque me caía bien; no expresaba palabras "bonitas"; no ofrecía nada material; no tuve el gusto de compartir un momento con él; Ni siquiera se dirigió a mí en forma especial; no me brindó nada de manera particular; no pedía nada como retribución, nada - aún así dió todo de sí para que entendiéramos lo que NO estamos considerando: la vida misma, nosotros mismos en tanto la misma vida/existencia. No, No Exagero.

Ya estoy dando muchas vueltas...Próximamente estaré analizando esta experiencia y aplicando el perdón a mi mismo en honestidad conmigo mismo y el compromiso conmigo mismo para corregirme en mi aplicación práctica. 

 Simple-mente:

 Gracias, Bernard.


   

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total

ShareThis