viernes, 9 de noviembre de 2012

Día Nº 11: Cansancio - Calor - Abrumado / Parte 2 (Perdón a Uno Mismo)


Cansancio - Calor - Abrumado

Continuación del post anterior: Día Nº 10: Cansancio - Calor - Abrumado

Perdón a uno mismo

Me perdono a mi mismo por aceptar definirme como una víctima. Me perdono a mi mismo que me permití existir dentro del papel de quien es víctima de factores externos encubriendo la falta de responsabilidad conmigo mismo al participar  dentro de mi propia mente. Me perdono a mi mismo por permitirme sentir frustración y encarnar el papel del indignado que no puede creer que todo esté en su contra. Me perdono a mi mismo que  me permití y acepté interpretar el papel del indignado que es víctima de su propia creación y que justifica sus reacciones a través de la proyección de su experiencia sobre todo factor externo que, dentro de la propia lógica de ésta realidad alterna, sirva para seguir reproduciendo y existiendo dentro de esta realidad creada por medio de mi participación, momento a momento, en mi mente y no en el respiro - respiro a respiro - dentro de la condición física real de mi propio cuerpo en conjunto con toda la existencia física.

Me perdono haberme permitido sabotear-me a mi mismo al utilizar el rencor y la esperanza como forma de justificar la participación en mi mente, en la que creo una realidad donde me veo no concurriendo a la facultad (o, haciendo y/o dejando de hacer) por una causa externa, que sirve de fuente de alimentación para diseñar una recompensa energética positiva que retroalimente mi construcción mental.

Me perdono a mi mismo el haberme permitido y aceptado crear una experiencia negativa  a partir de un evento/situación externa, en la que soy la victima, para - desde este papel que interpreto - crear otra experiencia (positiva) como una recompensa que me concedo en un futuro (esperanza), sin haberme permitido ver/ entender y comprender que al crear una experiencia negativa de una situación ya estoy aceptando mi participación en el juego de la polaridad, donde se necesita de una carga opuesta para que exista la primera. Y, en esto, me perdono a mi mismo por haberme permitido crear una experiencia (positiva o negativa) en la que, a pesar de cual sea la realidad real, siempre voy a seguir los patrones de este juego  -y en este sentido, veo comprendo y entiendo que para detener toda esta construcción simplemente preciso devolverme a mi mismo devuelta al respiro para evaluar de dónde proviene tal reacción ,escribirla, perdonarla y corregirla deteniendo el círculo vicioso que me lleva de una polaridad a la otra.

Me perdono a mi mismo por haberme permitido ver el hecho de viajar hacia la facultad como un sacrificio de mi parte a partir de reaccionar con indignación y frustración ante eventos/situaciones externas que no dependen de mí mismo. Me perdono a mi mismo por no haber asumido responsabilidad de mis propias experiencias internas, diseñadas en separación de mi mismo, a partir de eventos/situaciones externas. Me perdono a mi mismo por haber permitido creer que el cansancio existe. Me perdono a mi mismo por haberme permitido crear el cansancio como la participación en mi mente, y por haberme permitido usar una factor externo (el calor) para justificar mi existencia como el cansancio, y por ende, justificar y validar toda la experiencia creada a partir de un evento/situación externa.

Me perdono a mi mismo por permitirme y aceptar crear y creer como real mi experiencia en el cansancio a partir de asignarle una carga negativa a una situación externa y/o a mi falta de responsabilidad conmigo mismo, lo que justifica al cansancio como una experiencia negativa por no haberme permitido ver/ comprender y entender que la causa de esta sensación de cansancio no es más que una acumulación de falta de responsabilidad conmigo mismo en la aplicación diaria de mis responsabilidades y por la falta de responsabilidad para con mis propias reacciones/emociones/sentimientos/pensamientos/ etc. -que con el tiempo, momento a momento, acumulan una carga energética tal que necesitan de una carga opuesta (proporcionalmente igual) para balancear esta relación de desequilibrio, por lo cual (en este caso) he diseñado una experiencia positiva contraria al cansancio, que se ha manifestado como la necesidad de descansar/dormir; lo que a su vez expone ante mi el cómo me estoy saboteando a mi mismo para no PARAR - RESPIRAR y concretar en papel (traer a esta existencia física), a través de la escritura, todo aquello que he ido acumulando y que puede ser dirigido por mi mismo en esta existencia física, para así no tener que perpetuar tooooodo un círculo innecesario de altibajos que abusan de mi propio cuerpo físico y de toda esta existencia física - una e igual como la vida.

Me perdono a mi mismo por aceptar definirme como falto de fuerzas por percibirme sin energías para aplicarme en lo práctico de esta realidad física como mi cuerpo físico, y permitirme ser poseído por mis emociones y pensamientos. Me perdono a mi mismo por permitirme darle lugar a la energía al aceptar creerme como falto de energías por medio de percibir el estar cansado como real, lo que se manifiesta como una sensación de que me "pesa" mi propio cuerpo. Me perdono a mi mismo por creer y convencerme a mi mismo, a través de conversaciones internas y pensamientos, que mi cuerpo me pesa. Me perdono a mi mismo por aceptar como real el hecho de sentir que me pesa el cuerpo al percibirme como cansado en separación de mi mismo, sin ver, comprender y entender que lo que me "pesa" no es mi cuerpo sino el cumulo energético y la composición de toda una realidad alterna a partir de ver a un evento/situación externa en separación de mi mismo y por separarme de mi mismo en dicha situación/evento al no asumir responsabilidad de mi mismo en todo momento - AQUÍ - como el respiro.

Me perdono a mi mismo por no aceptar ni permitirme - dentro de la creencia de estar falto de fuerzas - ser director de mi propio cuerpo físico, y por creer que no puedo moverme ni ser yo mismo como mi propio cuerpo físico, al crear una realidad alterna en donde me veo y existo estando abatido, impotente e inerte para justificar el abuso de mi propio cuerpo físico y de esta realidad real al desempeñar el papel de víctima de mis propias creaciones. 

Me perdono a mi mismo por permitirme anticiparme en mi mente, por medio de mi imaginación, a eventos/situaciones o sensaciones que tendré por algún factor externo (el calor) sin permitirme ver, comprender y entender que al imaginar ese momento futuro, ya estoy manifestando y sintiendo dentro mío aquello que espero sentir en un futuro próximo - por lo que la sensación "futura" no es tal, porque de hecho ya la estoy sintiendo físicamente, en el momento mismo - entonces, estoy permitiéndome y aceptando encarnar esta experiencia como real porque me permito definirme como la sensación que creo dentro mío en el momento que participo de estas fantasías.

Compromiso con Uno Mismo


Me comprometo conmigo mismo a: Siempre que sienta cansancio - DETENERME y RESPIRAR, revisar cómo ha sido mi participación dentro de mi realidad física, concretar en papel todo aquello que experimento en mi mente para vaciarla - y evaluar todas las relaciones que surjan de dichos escritos. a perdonar, corregir y aplicar toda corrección en mi realidad física.

Me comprometo conmigo mismo a: seguir investigando mi relación con respecto al cansancio para determinar - cuándo el cansancio es físico por mi participación en la realidad física y cuándo es una creación manifestada a partir de la acumulación de pensamientos y reacciones que no han sido ecualizados en unicidad e igualdad conmigo mismo en Aquí en lo físico.

Me comprometo conmigo mismo a: RESPIRAR e INVESTIGAR toda relación en separación de mi mismo para evaluar qué es lo que estoy sembrando (y, he sembrado y que estoy cosechando) - si es lo que es mejor para todos como vida o si es lo mejor para mi mismo en interés propio.


Armando.-


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total

ShareThis